Miles de personas de los barrios más pobres de Sevilla se quedan sin ayudas sociales durante meses

La paralización de estas ayudas sociales que gestiona la Delegación de Bienestar Social por medio del Programa de Prestaciones Complementarias (PPC), se suma a la devolución que ha hecho el Ayuntamiento del 46% de los fondos que la Junta transfirió para ayudar a familias en situación de exclusión. Participa pone el foco en la “necesidad de reforzar personal y de reformar el modelo”.

En meses en los que la factura de la luz se dispara debido a las bajas temperaturas, miles de personas de los barrios más pobres de Sevilla se van a ver ante la imposibilidad de hacer frente a esas facturas. Pero no solo eso, tampoco podrán hacer frente a otras necesidades básicas que hasta ahora podían cubrir gracias al Programa de Prestaciones Complementarias (PPC) que gestiona la Delegación Municipal de Bienestar Social a través de los centros de servicios sociales (antiguas Unidades de Trabajo Social, UTS). El parón de estas ayudas se espera que se prolongue durante meses, justo coincidiendo con el periodo de mayor subida de la luz y de mayor necesidad energética en los hogares por el frío. El motivo de la paralización se encuentra en la concepción del modelo gestor del PPC, una convocatoria que se hace con carácter anual y que requiere de recursos personales y materiales para elaborar cada año una nueva convocatoria y de un trámite burocrático posterior que alarga los procesos cada año.

La concejal de Participa, Cristina Honorato, ha denunciado esta situación por considerarla “de extrema gravedad, teniendo en cuenta que en Sevilla están siete de los barrios más pobres de todo el Estado”. Honorato ha anunciado que Participa llevará al Pleno del próximo día 26 una pregunta al Gobierno Municipal sobre qué medidas van a poner en marcha para que no se repita la situación de devolver fondos a la Junta, qué van a hacer para que no se paralicen los programas por falta de personal y cuándo se van a activar de nuevo las ayudas sociales. A esta situación se suma otro factor: el Ayuntamiento ha devuelto a la Junta el 46% de los fondos, unos 362.000 euros, que esta transfirió para ayudar a familias en situación de exclusión con los gastos de alquiler, luz, agua, vestimenta y medicamentos. “Las necesidades de las personas no entienden de burocracia y son las mismas en enero que en agosto”, ha señalado la concejal, que además señala que estamos ante un doble problema: “por un lado el Ayuntamiento no emplea los fondos de la Junta para ayudar a familias que lo necesitan, dejando de lado estas realidades sociales por falta de voluntad política, y por otro lado, el modelo que actualmente existe deja sin recursos a estas familias durante el tiempo que se tarde en elaborar y tramitar la convocatoria, que pueden ser meses”.

Participa propone medidas concretas para acabar con esta situación y que estas familias no tengan que dejar de pagar sus facturas ante la falta de recursos. Honorato señala que el problema se solucionaría “cambiando el modelo del PPC”, y que fuese “de carácter plurianual, así no estaríamos ante este periodo de carencias que ahora se abre para las familias”. Además, “estamos también ante un problema de falta de personal” que está repercutiendo en que los plazos sean lentos y, en consecuencia, “las familias se estén quedando desamparadas de estas ayudas sociales”, según la concejal. “Es cuestión de voluntad política atajar esto. Es el Gobierno Municipal el que tiene la llave, bien para restructurar la plantilla municipal o bien a través de planes de empleo propio con cargo al Capítulo 1 del Presupuesto para reforzar la plantilla de Servicios Sociales”.