Participa alerta de que el Gobierno Local lleva varios trimestres retrasándose en más de 30 días en el límite legal para el pago a proveedores

La Ley Orgánica 2/2012 de Estabilidad y Sostenibilidad Presupuestaria establece un margen de hasta 30 días para efectuar el pago a los proveedores en las administraciones locales, pero el Gobierno de Espadas lleva duplicando ese margen desde hace trimestres, lo que podría provocar una intervención de las cuentas por parte del Ministerio de Hacienda.

 

El concejal de Participa, Julián Moreno, ha alertado hoy de que el Ayuntamiento lleva varios trimestres retrasándose en el pago a proveedores, en ocasiones llegando hasta los 90 días de retraso. Un hecho que podría provocar la intervención de las arcas locales por parte del Ministerio de Hacienda, en cumplimiento de la Ley Orgánica 2/2012 de Estabilidad y Sostenibilidad Presupuestaria, que establece que las administraciones locales pueden retrasarse hasta 30 días en pagar a sus proveedores. Según dicha ley, el incumplimiento reiterado y continuado de este margen por parte de un Ayuntamiento, habilitaría al Ministerio para intervenir las cuentas en forma de retención de la P.I.E., ingresos que el Estado transfiere mensualemente a los municipios en concepto de población o de ser capital de provincia y que suponen una de las piezas claves de la financiación local.

El Gobierno Local no solo no incumple el plazo establecido por la ley para pagar a los proveedores del Ayuntamiento de Sevilla, sino que además duplica ese margen en hasta 62 días. La causa de este retraso sustancial en la gestión del pago a proveedores se debe, según Moreno, “a una mala gestión de los recursos del Ayuntamiento. Se está haciendo una gestión desordenada e improvisada de algo tan sensible como es la obligación de pagar puntualmente, lo cual crea graves perjuicios a los pequeños negocios de la ciudad”. Para el concejal de Participa, “el Ayuntamiento no puede argüir falta de liquidez; realmente tiene que aligerar burocracia y poner en uso los recursos, materiales y personales, de los que dispone para dar solución a este problema”.

“Nos parece un chantaje que Montoro amenace al Ayuntamiento con retenernos la P.I.E. Es castigar a la ciudad de Sevilla y a su tejido productivo, que ya está muy castigado por la mala gestión que está haciendo el Gobierno de Espadas del pago a los proveedores”, señala Moreno; y añade que “la amenaza de Montoro, de cumplirse, restaría a la ciudad de Sevilla recursos muy necesarios que obtiene de la P.I.E., lo cual daría lugar a mayores problemas”.