Participa denuncia que las empresas concesionarias que gestionan bienes públicos deben, al menos, 2,5 millones a las arcas municipales

Además, alerta de la falta de inspección y del descontrol municipal en la gestión de estos espacios públicos concesionados a empresas privadas, ya que ni siquiera les han facilitado información sobre las deudas de las Setas, de las gasolineras, de la antigua estación de Cádiz o del parque acuático Aquopolis.

Tras conocer las polémicas deudas del bar de la torre de los Perdigones y de la discoteca Bandalai tienen con las arcas municipales o que los autobuses turísticos llevan 25 años sin pagar nada por ofrecer sus servicios en las calles hispalenses, Participa Sevilla realizó una batería de preguntas al Gobierno municipal para auditar la gestión y el control que el Gobierno realiza de las empresas privadas que gestionan bienes públicos.

Una iniciativa que Participa Sevilla llevó a cabo, también, después de conocer en el último informe del Consejo Económico y Social del Ayuntamiento Sevilla que la ciudad dejó de recaudar 157 millones de euros en 2016 y 168 en 2017.

Las preguntas registradas por Participa Sevilla en la comisión de control al Gobierno municipal eran tres: “¿Cuántas concesiones tiene el Ayuntamiento?, ¿Existen deudas en el pago del canon (el “alquiler”)?, y ¿Hay mecanismos de inspección y control?”. “Sin embargo las respuestas fueron muy decepcionantes y complicadas de comprender. No nos facilitaron un listado con todas las concesiones y sí existen deudas o no. Solo el IMD fue capaz de responder a la tercera pregunta”, ha aseverado Julián Moreno, edil y diputado provincial de Participa Sevilla.

En este sentido, desde Participa denuncian que toda la información facilitada por el Gobierno de Espadas les ha llegado de forma incompleta y desordenada. A pesar de ello han podido corroborar que las diferentes concesiones de bienes públicos deben, al menos, dos millones y medio a las arcas municipales. “Nos sorprendió negativamente que lo datos no estén centralizados ni sistematizados, lo cual creemos que es indispensable para controlar adecuadamente la gestión por manos privadas de bienes públicos”, según Moreno.

La mayor deuda que ha podido comprobar Participa Sevilla, es la de los aparcamientos públicos (gestionados por empresas privadas) que adeudan casi un millón y medio de euros “con una total permisividad municipal”, cuando además, su concesión, al igual que la zona azul, es entre 25 y 50 años, “lo que hace muy difícil su vuelta a manos públicas”.

Por otro lado, Participa Sevilla también denuncia la falta de información sobre algunas de las concesiones más importantes, como son las Setas de la plaza de la Encarnación, las gasolineras o el parque acuático Aquopolis, del Centro de Atención Integral para Mayores El Porvenir. “Con esta falta de transparencia y de colaboración es difícil hacer una auditoría de los ingresos municipales”, ha manifestado el también diputado provincial.

Sin embargo, las concesiones más pequeñas, como las de bares en parques, jardines o instalaciones deportivas, son las que cuentan con deudas son menores y menos habituales. “Una vez más, comprobamos como las pymes y los pequeños autónomos tienen mejores prácticas que las grandes empresas”, ha manifestado el edil.

“Esta falta de interés del gobierno de Juan Espadas a la hora de controlar y asegurar los ingresos municipales encaja bien con su nefasta política económica, que ya nos decepcionó con el pacto con PP y C’s para una bajada de impuestos injusta e injustificada que beneficia a los grandes propietarios y muy poco a la gente corriente”, ha manifestado el edil de Participa Sevilla.

“En una ciudad con graves problemas sociales y enormes carencias de servicios e inversiones municipales, creemos que dejar de ingresar debería estar prohibido. Las políticas sociales que necesitamos no se pagan solas”, ha aseverado para concluir Julián Moreno.