Participa e IU alertan de la falta de compromiso de Espadas con el protocolo de los bomberos contra la pobreza energética

Ambas formaciones reclaman al gobierno del PSOE que cumpla los acuerdos de Pleno.

Los grupos municipales de Participa Sevilla e Izquierda Unida han reclamado este martes al gobierno local de Juan Espadas (PSOE) que se fortalezcan las actuaciones de detección y prevención para prevenir las muertes e intoxicaciones vinculadas a la pobreza energética, tal y como se aprobó en el Pleno de febrero del año pasado a instancias de estas formaciones, ya que “está punto de llegar el invierno y aún no se ha hecho nada al respecto”.

Las concejalas de Participa e IU, Cristina Honorato y Eva Oliva respectivamente, han dado la voz de alarma sobre esta cuestión, tras mantener una reunión con integrantes de la Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales (CUBP) para analizar el estado de esta propuesta, cuya aplicación “ayudaría a mejorar las labores de detección y de prevención municipal ante posibles casos de pobreza energética en Sevilla”.

“Mientras que el Gobierno central parece esforzarse en incrementar las medidas para reducir la pobreza energética, Espadas y su equipo muestran una mínima implicación ante este drama, como se pone de manifiesto con el incumplimiento de esta moción plenaria”, indican desde Participa e IU.

La pasividad y la falta de voluntad política del gobierno del PSOE se plasma en la respuesta que el propio delegado municipal de Seguridad, Juan Carlos Cabrera, daba por escrito recientemente a una pregunta de Participa Sevilla, en la que se niega la capacidad de los bomberos para detectar el riesgo de pobreza energética y se considera que “queda fuera de su ámbito la prevención de este tipo de situaciones”.

“No hay persona más ciega que quien no quiere ver. No entendemos por qué Espadas se niega a aceptar esta ayuda que le ofrecen desde el Servicio de Extinción de Incendios para luchar contra la pobreza energética”, lamentan ambas organizaciones, que ponen de ejemplo a Zaragoza, donde los bomberos están instalando detectores de humo en hogares de personas mayores para prevenir posibles incendios o intoxicaciones.

El protocolo aprobado en el Pleno municipal preveía crear los mecanismos necesarios para que en los partes de intervención unificados (PAU) de Bomberos se incorporasen los datos necesarios para una correcta detección de los casos de pobreza energética. Además, se acordó la realización, por parte de este cuerpo, de campañas de información y prevención en los barrios de Sevilla con mayor riesgo de sufrir este problema.

Igualmente, en la moción se planteaba la colaboración entre las áreas de Seguridad y Bienestar Social para lograr “la máxima eficacia del trabajo”, así como la articulación de “las medidas necesarias para formar a la plantilla del cuerpo de Bomberos y garantizar la implantación del sistema de prevención y detección de pobreza energética”.

Un registro de personas en riesgo

Junto a todas estas medidas, CUBP, IU y Participa reclaman ahora la creación de un registro de personas en riesgo de exclusión para que se coordinen todas las actuaciones municipales en función de esta información y se pueda ofrecer una respuesta más efectiva en una ciudad que, como es sabido, cuenta con los 7 barrios más pobres del Estado y afronta altísimos niveles de exclusión social y unos servicios sociales totalmente colapsados.

“Como consecuencia de la pobreza energética miles de personas en Sevilla ven incrementado el riesgo de sufrir incendios en sus viviendas por el uso de sistemas alternativos de cocina, por instalaciones eléctricas en mal estado, por la manipulación de instalaciones de gas y de electricidad o por la quema de objetos para calentarse”, alertan desde ambas formaciones.

Una problemática que va a más

Según datos de la propia CUBP, de cada 8 víctimas en incendios, 6 estarían relacionadas con la pobreza energética. Por otro lado, según estimaciones de la propia Consejería de Justicia e Interior de la Junta, en los 10 primeros meses de 2018 aumentaron un 10% los incendios en viviendas, especialmente en los meses con mayor consumo eléctrico por las condiciones climáticas.

Además, según el informe Víctimas de Incendios en España de 2016, elaborado por la Asociación de Ciencias Ambientales, desde 2014 se registran cada vez más víctimas por incendios y alrededor de 7.100 muertes al año en España podrían estar asociadas a la pobreza energética.

“¿A qué espera el gobierno de Espadas para activar este protocolo?”, se han preguntado ambas formaciones. Y es que, a pesar de que Sevilla fue pionera a la hora de aprobar esta batería de medidas, la realidad es que aún no se ha puesto en marcha ninguna de ellas, al contrario de lo que ocurre en otras grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, donde ya se están dando pasos en esa dirección.