Participa e IU reclaman un plan de rescate urgente para los servicios sociales municipales que vaya más allá de los parches del PSOE

Ambas formaciones elevarán una moción al Pleno con una batería de propuestas concretas dirigidas a garantizar la estabilidad y el refuerzo de la plantilla.

Participa Sevilla e Izquierda Unida han reivindicado un plan de rescate urgente para los servicios sociales del Ayuntamiento ante el colapso que éstos sufren por la falta de personal y de medios que arrastran, una situación “extremadamente grave” que incluso ha llevado a la plantilla de este área municipal a convocar este jueves una huelga para reclamar al gobierno de Juan Espadas (PSOE) más estabilidad y mejores condiciones laborales.

Frente a la propuesta de creación de nuevas plazas que el alcalde “se ha sacado de la chistera a última hora” para intentar desactivar las movilizaciones convocadas por las y los trabajadores, Participa e IU han defendido que el refuerzo de la plantilla de los servicios sociales y de la Mujer no puede quedarse en “un mero gesto” ni hacerse a costa de amortizaciones que vayan en detrimento de otros servicios públicos del Ayuntamiento.

Ambas formaciones han anunciado que llevarán al próximo Pleno una propuesta conjunta, “consensuada con los sindicatos y los trabajadores municipales”, donde se plantean diversas medidas dirigidas a garantizar unos servicios sociales públicos, dignos y de calidad. “Y eso no pasa, como pretende Espadas, por desvestir a un santo para vestir a otro mediante la amortización de plazas, sino por poner en marcha planes de consolidación y aumento de la actual plantilla y por apostar en serio por la cofinanciación de los programas para que sean estables, continuos y no precarios”, advierten desde Participa e IU.

Según denuncian estas dos formaciones políticas, “Espadas no ha hecho nada en todo el mandato por solucionar los problemas de unos servicios sociales que se encuentran colapsados y ahora trata de salvar los muebles con nuevos parches que sólo persiguen frenar unas movilizaciones sin precedentes en el Ayuntamiento, en defensa de lo público, y marear a una plantilla que está sobrecargada y harta de tanto maltrato institucional”.

El Tribunal Supremo marca el camino

Al hilo de esto, Participa e IU avisan a Espadas que ya no caben más excusas legales para no cumplir sus promesas electorales sobre los servicios sociales del Ayuntamiento. Máxime –argumentan- a raíz de las últimas sentencias del Tribunal Supremo en las que se declara “abusivo” la concatenación de contratos temporales para cubrir puestos de trabajo permanentes y se marca claramente el camino a seguir por las administraciones públicas para garantizar la estabilidad del personal y paralizar cualquier cese de interinos adscritos a programa hasta que se les incluya en la estructura municipal, como ahora reclama la plantilla del Plan Concertado o de ETF.

Por otro lado, Participa Sevilla e IU también reclaman en su moción la convocatoria del grupo de trabajo creado para abordar la viabilidad de la gestión directa de los servicios privatizados en el Ayuntamiento, dándosele prioridad al de Ayuda a Domicilio, así como la inclusión en los presupuestos municipales de los importes de cofinanciación necesarios para garantizar que los trabajadores de los servicios sociales y de la Mujer puedan desarrollar su labor a jornada completa y durante el mayor periodo de tiempo posible.

Desde Participa e IU consideran inadmisible la “insostenible situación” de unos servicios sociales saturados, donde no se cubren las bajas, donde se paralizan los programas y no se vuelve a saber de ellos y en los que se está dando cita para dentro de cinco o seis meses, lo que conlleva la imposibilidad de poder atender dignamente a las personas que acuden a estos dispositivos en busca de ayuda. Algo que resulta inaceptable en una ciudad como Sevilla, que cuenta con los siete barrios más pobres de España.

Por todo ello, Participa e Izquierda Unida han reiterado su total apoyo a la huelga convocada por la plantilla de esta área municipal y han incidido en la necesidad de poner en marcha un plan urgente de los servicios sociales, de forma planificada y consensuada, en el que se atienda y respeten tres premisas fundamentales: el cuidado al servicio, el cuidado a la ciudadanía y el cuidado a los trabajadores y trabajadoras que lo desempeñan.