Participa exige al Ayuntamiento solucionar con urgencia la grave situación de las Escuelas de Verano en el Distrito Norte

Participa ve intolerable la situación de desorganización, falta de limpieza y explotación laboral que se están produciendo en las Escuelas de Verano de Norte, concedida a una empresa que tiene a sus trabajadoras en régimen de precariedad y pide al gobierno municipal que actúe para solucionarlo porque lo está permitiendo.

Participa pide al gobierno municipal de PSOE que se haga cargo de la anómala e ilegal situación que se está viviendo en las Escuelas de Verano en el Distrito Norte, que puede llegar a tener consecuencias para la salud de los niños asistentes y de los monitores a causa de la falta de higiene. Los propios padres de estos niños y niñas denuncian esta falta de higiene, ya que ni la empresa ni el ayuntamiento se hacen cargo de la limpieza y deben ser las monitoras y monitores quienes lo hagan por su propia voluntad. Participa denuncia, además, que los monitores y monitoras de los niños hacen su trabajo en una situación de precariedad no sólo laboral, sino también de falta de material y recursos, que junto a la aglomeración de niñas y niños por aula, hace difícil poder llevar a cabo un correcto desarrollo de las actividades y de la Escuela de Verano.

Para Julián Moreno, concejal de Participa, “es intolerable que esté ocurriendo esta realidad en una Escuela de Verano de un Distrito de la ciudad, y el gobierno municipal no haga nada para solucionarlo. Nos consta que el Ayuntamiento está enterada de todas las irregularidades que están sucediendo porque hay dos técnicos del Distrito Norte que supervisan las actividades de las Escuelas pero no hacen nada para exigir a la empresa concesionaria que solucione toda esta historia. Es grave esta situación porque quienes sufren esta situación son las niñas y niños, a los que debemos cuidar porque son el futuro de la sociedad, y también trabajadores jóvenes a los que se le está explotando sin piedad para que la empresa se meta en el bolsillo más beneficios.”

La realización de las Escuelas de Verano en el Distrito Norte está concesionada por el Ayuntamiento a la empresa Talent Kids, pero en realidad su nombre legal es FORONLINE LEX SL con sede en Granada. Estas se desarrollan del 25 de Junio al 7 de Septiembre en cinco instalaciones públicas del Distrito, que es muy amplio. Según las fuentes que dispone Participa, los trabajadores actuales no formaban parte de esta empresa, sino que fueron contratados exprofeso para esta actividad a través de una oferta laboral del SAE para puestos de Animador sociocultural para las Escuelas de Verano. En un principio la empresa, con la que no tienen trato directo, sólo virtual, les hace un precontrato y un contrato de Animador sociocultural con un salario de 941 €uros brutos la jornada completa. Pero cuando les llega la nómina ya no aparecen como animadores socioculturales, sino como Monitores de actividades recreativas y de entretenimiento, lo que se conoce como monitores de tiempo libre, que es una categoría inferior con menor sueldo. Su sueldo actual es de unos 640€, porque tampoco trabajan la jornada completa, sino sólo el 78%, 6 horas y 24 minutos, al hacer un cálculo entre los monitores existente y los niños que hay.

Participa afirma que esta contratación y su desarrollo laboral es una ilegalidad porque no se puede contratar a nadie por una categoría y luego pagarle por otra. Según conoce Participa, los técnicos del Distrito tienen constancia de la ilegalidad del contrato porque los trabajadores se lo han comunicado, pero no hacen nada para solucionarlo aunque en un principio les prometieran a los trabajadores velar por sus intereses. Para Participa el problema de fondo es la privatización del servicio que permite a una empresa precarizar le servicio siendo un servicio con carácter público.  Según Julián Moreno, “la excusa que les ponen a los trabajadores es que la relación contractual es con la empresa, no con el Ayuntamiento. Pero luego estos dos técnicos les dicen a las trabajadoras que deben actuar como si fueran empleados públicos del propio Ayuntamiento, les presionan como tales diciéndoles que deben tener un trato muy correcto hacia los padres, sin desavenencias, que les den la razón en todo, cuando trabajan en condiciones muy precarias con un sueldo miserable. Es puro cinismo marca PSOE, externalizas los servicios públicos se deterioran por la avaricia de las empresas, pero vendes que todo va muy bien.”

Para Participa otro de las graves carencias que tienen las Escuelas de Verano en el Distrito Norte y que se suma a la presión de los trabajadores por su precariedad, es la aglomeración de niños y niñas que sufren en sus instalaciones. La ratio oficial de la Junta de Andalucía es de 1 monitor/a por cada 15 niños, pero esto se está incumpliendo claramente porque los ratios suelen ser de 1 a 20 en los grupos de 3 a 5 años, 1 a 24 en los de 6 a 8 años y 1 a 25, en los demás de 9 años. A esto se añade la falta de materiales como cartulinas, juegos de mesa, plastilinas, rotuladores, dibujos para colorear, para el desarrollo de las actividades. “La empresa está obligada en la concesión a prestar los materiales para las actividades recreativas y educativas, pero son del todo insuficientes. El pedido de materiales que llegó daba sólo para un colegio pero hay que repartirlo para 5 colegios. Así que, como los materiales se gastan enseguida, las monitoras y monitores se ven obligadas a comprarlas de su bolsillo, o que los niños las traigan de casa  para que estén entretenidos. Es vergonzoso, no hay derecho, la empresa lo hace a propósito porque sabe que los pobres monitores y monitoras no les van a decir a los niños que no hay nada que hacer,” denuncia el edil de Participa.

La situación de la limpieza insostenible

Pero lo que para Participa hace insostenible estas Escuelas de Verano es la limpieza de las instalaciones, que no existe si no es por la voluntad de las trabajadoras. Ni el ayuntamiento ni la empresa han dispuesto de ningún servicio de limpieza de las instalaciones, así que al final, los trabajadores tienen que asumir una limpieza básica de los sitios para poder mantener un mínimo de higiene. “Pero como no disponen de material de limpieza”, afirma Julián Moreno, “están limpiando sólo con agua y en los aseos apestan con los excrementos y pis de los niños y mayores, cosa normal y que los niños no quieren entrar ya por los olores. A esto, que ya es grave, se añade además, que también se ven obligadas a limpiar las aulas y las mesas donde juegan los niños y niñas con plastilina y a la vez utilizan para comer el bocadillo. Al final, ante las protestas de padres y madres, niños, y su propio sentido ético se han visto obligadas a las monitoras y monitores a llevarse la lejía para tratar de parar la acumulación de suciedad. En las Escuelas hay problemas higiénicos y esto ya no es tolerable porque puede haber un foco de infección. El ayuntamiento está obligado a intervenir.”

Para Participa lo que ese está viviendo en las Escuelas de Verano se resume en la externalización y la privatización de los servicios públicos. “Este servicio de las Escuelas de Verano debería ser público primero porque estaría bien atendido, no en precario, y tendrían una continuidad las actividades. Y segundo porque al concesionárselo a una empresa privada, para ésta prima más el máximo beneficio, explotando a los trabajadores, reduciendo el gasto, que guiarse por la ética de ofrecer un buen servicio como podemos ver en múltiples ejemplos en la ciudad. Por ejemplo, en este caso se ha presionado a una trabajadora embarazada porque pidió un día para ir al médico a una revisión y le reprendieron que por qué no les dijo que estaba embarazada. No importan los derechos de las personas, no importa la salud infantil, sólo importa que ganar dinero”, concluye Julián Moreno.