Participa pide a PP y C’s que no aprovechen la falta de servicios en los Albergues para una campaña de aporofobia contra los sin techo

La formación municipalista ve con preocupación la escalada informativa en torno al tema y pide más seriedad y rigor para tratar un tema tan complejo como el de las personas sin hogar y los conflictos que se generan a causa de su situación y los pocos recursos sociales de los que disponen, concentrados en una misma zona.

En los últimos días, las noticias acerca de quejas vecinales a causa de la convivencia con personas sin Hogar en La Macarena en la zona del Centro de Acogida Municipal y el centro de Baja Exigencia han crecido tanto en medios locales como nacionales. Desde el punto de vista de Participa, estas noticias están creando una alarma injustificada acerca de la convivencia con las personas sin hogar contándose de una manera reduccionista. Para Participa el problema reside en la falta de medios y recursos para atender a estas personas que causa buena parte de los conflictos al quedarse en la calle. Pero además, lo que más preocupa a la formación municipalista, es que se aproveche por parte de la derecha política y mediática en la ciudad para insuflar aires xenófobos y aporofóbicos que parecen estar recorriendo nuestras sociedades.

Cristina Honorato, concejal de Participa, exige a la derecha política, PP y  C’s, que dejen de calentar más el ambiente contra las personas sin hogar para hacer su particular campaña contra el pobre y desviar así la mirada de cómo garantizar los derechos de todas las personas en la sociedad. “Es extremadamente grave utilizar este tema de forma espuria y para calentar los ánimos porque las consecuencias son el racismo y el enfrentamiento social entre la gente. En el fondo, ellos sólo buscan situar su modelo social clasista e injusto.”

La edil de Participa puntualiza que “este tema no es de ahora y el problema no son las personas sin hogar, sino la falta de recursos sociales y la concentración de los servicios en un mismo punto que llevan denunciando insistentemente colectivos sociales, trabajadores del sector y ONGs, a la que nuestra formación ha dado voz llevando mociones al Pleno del Ayuntamiento en dos ocasiones, mociones que fueron aprobadas. Estos colectivos, y nuestras mociones así lo recogían, han hecho propuestas como la adaptación cualitativa y cuantitativa de los servicios de atención a la complejidad, extensión, diversidad del sinhogarimo en la ciudad de Sevilla que posibilite una atención integral, personalizada y sostenida, el desarrollo de líneas de una atención específica según la situación de cada persona, que pase por creación de nuevos centros especializados  para las PSH, con criterios de especialización y descentralización, ante las que el gobierno municipal ha hecho oídos sordos. Es el verdadero culpable de este conflicto y del malestar de las vecinas y vecinos por no haber acometido las soluciones al problema.”

Además, Participa critica que existe toda una mala gestión sobre las políticas sociales dedicadas al colectivo porque la partida presupuestaria alcanza los 7 millones de €uros, dinero que, a juicio de Participa, serviría para cubrir la demanda de servicios, cosa que hoy está lejos de cumplirse porque sólo existen 200 plazas de las más de 1200 personas que según los propios servicios sociales han demandan al año servicios vinculados al sinhogarismo. Para la formación verde morada, el problema reside en el modelo de externalización de los servicios de las unidades de emergencias sociales y centros de acogida, donde Grupo 5, que los gestiona, recibe 7 millones de €uros pero los resultados son claramente insatisfactorios. “Esta situación no la denunciamos sólo nosotras, sino también los propios trabajadores del sector o los colectivos sociales. Hay mucha opacidad en qué se gasta el dinero porque no salen las cuentas de cómo se utiliza el dinero. Visto así, el problema entonces no son las personas sin hogar, sin o la mala gestión de los servicios. Eso es lo que hay que denunciar y lo que las vecinas y vecinos deberían reclamar, a nuestro juicio”.

Participa entiende las quejas vecinales sobre las molestias provocadas por la situación de las personas sin hogar, como las peleas, realizar las necesidades en la calle, la falta de higiene, pero también pide que no se simplifique la realidad del sin hogarismo porque es una realidad más compleja. La concejala de Participa, Cristina Honorato se pregunta “¿qué lleva a una persona a estas circunstancias? ¿Hay baños públicos o instalaciones públicas suficientes para poder asearse, ducharse o ir al baño?  A la mayoría de estas personas se les niega la entrada a los bares, ¿entonces qué pueden hacer? Es necesario una mayor comprensión por su situación y que se escuche también a las propias personas afectadas y a las organizaciones sin hogarismo.”

“No son cosas que estorban y a los que hay que quitar de en medio, son personas humanas con derechos como todas, con situaciones vitales muy difíciles. Es un colectivo heterogéneo, hay que desestigmatizar algunas ideas como que todas son personas adictas o con problemas mentales. Estas personas sienten, piensan y son conscientes de su situación de excluidas sociales por las que sufren también. Muchas las gustaría poder salir de la calle pero no lo tiene nada fácil, no tiene servicios públicos en los que ducharse y sin estar limpios no pueden pedir trabajo, y sin trabajo no hay vivienda.”

Propuestas para buscar soluciones globales al problema

En dos ocasiones, en Noviembre de 2015 y Diciembre de 2016, Participa llevó a Pleno dos mociones basadas en las propuestas de colectivos sin hogarismo o sociales como APDHA, Elige la vida, trabajadores del sector, SAT con las que actuar urgentemente para crear instrumentos con los que garantizar alojamiento a cualquier persona. Entre ellas estaban implementar una red de espacios dignos (viviendas, albergues y centros de acogida dotados de duchas, consignas, comedores,…) repartidos por Sevilla, con las plazas suficientes de acogida para que nadie duerma en la calle. Visibilizar a las personas que se encuentran acogidas en casas de familiares. Desconcentrar los servicios de La Macarena para tratar de que las personas sin hogar acudan a los recursos en su zona  personal y de vecindad, además de conjugar los diferentes itinerarios personales.

También destacan entre las medidas, la paralización de todos los desahucios en primeras viviendas, así como de los cortes de suministros básicos (luz, agua y gas) para quienes no puedan hacer frente a estos gastos. La formación de profesionales sanitarios para detectar situaciones de riesgo social y la revisión de los protocolos de atención en urgencias a PSH. Que los horarios en los alojamientos durante las campañas de invierno y de calor no sean tan estrictos, así como doten de más plazas a los albergues de larga duración para que quienes están allí puedan poder solucionar su situación. Por último, en materia laboral, incrementar ayudas económicas para el desplazamiento en la búsqueda de empleo, como podría ser las campañas agrícolas o favorecer las iniciativas de autoempleo o de cooperativas entre grupos de trabajadores con la misma profesión.