Participa pide más seguridad en las talas de árboles y que el Ayuntamiento escuche de una vez a los colectivos ecologistas y a la ciudadanía

Participa reclama al gobierno municipal del PSOE estar vigilante en cómo se practican las podas y talas de árboles tras tener conocimiento de daños al patrimonio y mobiliario urbano. También le reclama más transparencia en las actuaciones y que escuche a los colectivos ecologistas y la ciudadanía que le exigen cumplir la normativa al respecto  y crear un plan director 

Tras un mes en que se puso en marcha el plan de podas, talas y saneamiento de árboles enfermos por prevención ante la caída de ramas por parte del Ayuntamiento, Participa exige al gobierno municipal del PSOE que el Ayuntamiento debe estar vigilante con la forma en que las empresas adjudicatarias están realizando las podas en la ciudad ya que hay constancia de desperfectos en el mobiliario urbano y patrimonio debido a la falta de seguridad y de la cantidad de podas realizadas en el menor tiempo posible. A través de varias noticias y de las redes, se conocían ayer dos desperfectos más, uno en el Parque María Luisa en el que una gran rama destrozaba parte de la estructura de la Glorieta Ofelia Nieto, que el Ayuntamiento desvincula de las podas pero que otras versiones lo desmienten, y otro en la Fábrica de Artillería donde una rama pesada dañaba la reja del porche. La versión dada por el Ayuntamiento en el Parque María Luisa de que la rama se cayó por la noche, contradice otras versiones que lo relacionan con las podas, aduciendo estos últimos que en las fotos se ve claramente que la rama se ve limpiamente cortada y no desgajada.

Aparte de la polémica, para Julián Moreno, concejal de Participa, “el problema radica primero en la privatización de la gestión del arbolado por Parques y Jardines y la consecuente dejación de funciones durante estos años, tanto el gobierno del PSOE de Espadas, como el del PP de Zoido. Y luego en las prisas y la falta de preparación y medios para realizar las talas y podas masivas de las empresas adjudicatarias como pudimos comprobar in situ en más de una poda. El gobierno debe fiscalizar las actuaciones de las empresas y vigilar que se cumpla lo estipulado en los pliegos y en la normativa, cosa que frecuentemente no hace. Por eso le reclamamos que debe tener un mayor compromiso de transparencia en las actuaciones, cuestión que en el pasado pleno se aprobó una moción instando a esta transparencia y a una mayor participación de la ciudadanía.”

“Ésta cuestión de falta de transparencia y participación lo vemos también con el comunicado de los colectivos ecologistas denunciando que no se hayan publicado de expedientes que acrediten las talas, y muestra claramente la mala gestión de esta tala indiscriminada hecha a destiempo por este gobierno,” puntualiza Julián Moreno.

Ayer se publicaba un comunicado de los colectivos Red Sevilla por el Clima, Ecologistas en Acción Sevilla y Ecourbe denunciando que el Gobierno socialista no escucha las demandas respaldadas por 12.000 firmas bajo el título de “Arboricidio en Sevilla: Espadas no escucha, mientras organizaciones y ciudadanos detectan graves negligencias administrativas”. En dicho comunicado, los tres colectivos reprochan al gobierno de Espadas que no se hayan publicado los informes técnicos singularizados de evaluación de riesgo realizado por profesionales acreditados de cada árbol que, según el Ayuntamiento, es en lo que se han basado para las Talas, pero que en el Plan borrador de Gestión del Arbolado no aparecen remitiéndose al plan del 2015. Estos tres colectivos atribuyen al Ayuntamiento una negligencia administrativa en la gestión de las talas y exigen por ello un Plan Director y de Gestión de Arbolado de Sevilla que contemple el cuidado integral del arbolado y la reposición de todas estas talas.

Julián Moreno explicita que “esta falta de transparencia se pudo ver en el desarrollo del último pleno, donde en el punto de preguntas y rogatorios de la ciudadanía, estos tres colectivos le preguntaron al gobierno socialista por los informes y la idoneidad de las talas y la respuesta del Delegado de Parques y Jardines, David Guevara, fueron imprecisas echando balones fuera, remitiendo a informes inexistentes, mientras el alcalde se ausentaba del Pleno para no tener que responder”. Julián Moreno recuerda que “esto ocurrió después de que se aprobara en ese pleno una moción nuestra y de IU en la que se exige garantizar la protección y cuidado del arbolado y del patrimonio verde de la ciudad asegurando para ello la máxima transparencia y participación ciudadana. Pero se negaron a revertir la privatización de la gestión.”

Para Julián Moreno, la privatización del arbolado se haya en el fondo de la cuestión porque “como afirmó un técnico del Ayuntamiento, con más vigilancia, medios y personal podrían haberse salvado muchos más árboles de las talas al poder curarlos y haber exigido a las empresas unas podas adecuadas. Esto nos da la razón en nuestra apuesta por un servicio público de la gestión de Parques y Jardines.”

Otra cuestión que estos tres colectivos señalan en su comunicado, y de la que Participa se hace eco, es la replantación de los árboles apeados. Según dice el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), por cada árbol talado el consistorio debe reponer cinco árboles con las especies adecuadas, pero el Delegado de Parques y Jardines ha anunciado la plantación de 5.000 árboles este otoño, es decir, tan sólo un 20% de los que están obligados a plantar teniendo en cuenta que se han talado 2800 árboles, o sea unos 14.000 árboles.  A esto se añade la falta de un estudio sobre la afección de las talas y podas a la biodiversidad y de cómo se van a recuperar los hábitats perdidos de aves y otras especies.

“Es clara y manifiesta la irresponsabilidad de este gobierno, ni asume la mala gestión en las talas y podas presente, ni tampoco asume una solución futura de replantación de árboles y de recuperación del hábitat perdido. Al menos podrían reponer 2 árboles de cada uno quitado, no los 5 son hay recursos. Pero este gobierno no ve Sevilla como un ecosistema complejo en el que debe haber un equilibrio entre el hábitat natural y las actuaciones del hombre, más ante el cambio climático que ya está aquí”, concluye Julián Moreno.