Participa propone una batería de medidas para atender “desde lo público” la asistencia a mayores, dependientes y niños

Sevilla tiene tan solo 300 plazas públicas para atender a personas mayores, una dato que revela una “falta patente” de infraestructuras de cuidado. Participa señala un escenario social en el que las mujeres “se echan a las espaldas el peso de los cuidados sin apoyo de las administraciones públicas”. Por eso, llevará a Pleno una moción para pedir a Espadas “que ponga en primera línea de su agenda política la defensa de las infraestructuras públicas de cuidado”.
La tasa actual de población que supera los 65 años se sitúa en un 16%, pero según datos de Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, ese porcentaje crecerá hasta el 33% en las próximas décadas. En una ciudad como Sevilla, donde la población actual es de casi 700.000 habitantes, tener una tasa de envejecimiento de un tercio representaría un total de 231.000 personas. A esa prospectiva, hay que añadir las personas con alto grado de dependencia y los niños menores de 3 años. Estos tres elementos configuran sectores sociales especialmente vulnerables, muy numerosos, y que actualmente están sufriendo las consecuencias de una tendencia estructural a la desatención por parte de las administraciones públicas. Una radiografía social “especialmente preocupante”, según lo ha calificado la portavoz de Participa, Susana Serrano.
Participa considera que existe “una falta patente” de infraestructuras públicas destinadas a la atención a personas mayores, a grandes dependientes y a niños menores de 3 años. “La prueba de esto es que, actualmente, Sevilla solo cuenta con una residencia pública de mayores y grandes dependientes que no llega a 300 plazas; y que no hay ni una sola escuela infantil municipal a la que poder delegar el cuidado de los niños”, ha señalado Serrano. Según esta formación política, “esto responde a una tendencia estructural encaminada a desmantelar lo público en favor de lo privado y la externalización de servicios; y que supone que muchas personas no puedan acceder a dichos servicios por el alto precio que tienen en lo privado”, explica la portavoz de Participa. “La excusa de la crisis ha servido para desmantelar, cerrar y reducir plazas en lo que proponemos llamar ‘infraestructuras de cuidado’”, un concepto que Participa propone para denominar los recursos inmuebles, materiales y humanos destinados al cuidado de las personas y a las tareas de reproducción social.
Ante este situación de “desatención de los cuidados y de arrinconar a las personas por parte de las administraciones públicas”, según Serrano, Participa llevará al Pleno del próximo 26 de enero una moción para pedir a Espadas que “ponga en primera línea de su agenda política la defensa de las infraestructuras públicas de cuidado”, explica la portavoz. Concretamente, la moción consiste en solicitar al Ayuntamiento un listado con las parcelas de suelo público municipal destinado a uso social, educativo y comunitario; en instar, desde el Consistorio, a la Junta a que acometa las reformas necesarias para mantener abierta la Residencia de Montequinto y a que abra el centro de día en el Distrito Sur. Otro de los puntos de esta moción es pedir a Espadas que “se ponga manos a la obra y escuche a la ciudadanía y sus necesidades” y estudie algunas de las propuestas que hay encima de la mesa para la antigua comisaría de La Gavidia, entre las que se encuentra la propuesta de destinar parte del espacio a un centro polivalente de cuidados, compatible con la declaración de Lugar de Memoria Histórica de este enclave. La moción de Participa pasa además por pedir al Ayuntamiento que se establezca una reserva de plazas gratuitas para personas sin recursos en los centros privados que gestiona el Grupo Vitalia en suelo público municipal.
Asimismo, Participa entiende que, aunque estas competencias corresponden a la Junta, “hay cosas que el Ayuntamiento, como administración de mayor proximidad a la ciudadanía, debe y puede hacer para poner la vida de las personas en el centro de las políticas municipales”. Con “el pretexto de la crisis”, las administraciones públicas “han obviado la necesaria atención a estos sectores sociales”, señala Serrano, que además pone el foco en la “feminización de estas tareas de cuidados”. Las llamadas tareas “de reproducción social” (cuidado de los hijos, tareas domésticas, cuidado de personas mayores y dependientes) son “absolutamente imprescindibles para la marcha normal de la economía”, contextualiza la portavoz de Participa, por eso, “sin esas tareas, el trabajo remunerado fuera de casa de hombres y mujeres, que es el que genera impacto medible en la economía, no sería viable”. La crisis ha propiciado que estas tareas recaigan sobre las mujeres, que “se echan a las espaldas el peso de los cuidados sin apoyo de las administraciones”, condena Serrano, y añade que “esta situación hace que la pobreza y la precariedad se asienten en el lado de las mujeres; cuando con apoyo institucional y público, que el Ayuntamiento tiene en su mano ejecutando esta moción, se revertiría esta situación”.