Participa reclama la puesta en marcha del protocolo para prevenir las muertes e intoxicaciones vinculadas a la pobreza energética aprobado en pleno

Más de cuatro meses después de su aprobación en el pleno municipal, según la formación verde morada, todavía el Gobierno de Espadas tiene la iniciativa guardada en un cajón.

En Sevilla, miles de personas sufren la denominada ‘pobreza energética’, ni siquiera pueden pagar la factura del gas o de la electricidad para acondicionar las viviendas, ya sea tanto en verano como en invierno. “Más allá del bono social, del que ni mucho menos se benefician todas las personas que tienen problemas para pagar los recursos más básicos, el Ayuntamiento de Sevilla sigue paralizado para abordar este grave problema”, ha denunciado Cristina Honorato, que ha recordado que esta situación se puede agravar en los próximos meses. Según datos de la Fundación Civio, casi dos millones de hogares en todo el Estado perderán en octubre el bono social si no se acogen al nuevo modelo.

Esta crítica de la portavoz adjunta de Participa Sevilla llega cuatro meses después de que en el pleno municipal se aprobara la activación de un protocolo para prevenir las muertes e intoxicaciones vinculadas a la pobreza energética. Una iniciativa de la Coordinadora Unitaria de Bomberos, que trasladaron al consistorio hispalense tanto Participa, como Izquierda Unida.

Esta iniciativa que se está poniendo en marcha en otras grandes ciudades, como Barcelona, pretende crear los  mecanismos necesarios para que el servicio de bomberos en sus partes de intervención unificados (PAU) incorpore los datos necesarios para una correcta detección de los casos de pobreza energética. Además, se reclamaba la puesta en marcha por parte del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Sevilla de campañas de información y prevención en los barrios de Sevilla con mayor riesgo en pobreza energética, así como un acuerdo de colaboración entre el Área de Seguridad,Movilidad y Fiestas Mayores y el Área de bienestar social y empleo, encaminado a la máxima eficacia del trabajo. Por último, la Coordinadora Unitaria de Bomberos reclamaba articular las medidas necesarias para formar a la plantilla del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Sevilla, encaminado a implantar el sistema de prevención y detección de pobreza energética.

Según datos de la Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales de cada 8 víctimas en incendios, 6 pueden atribuirse a causas relacionadas con la pobreza energética. Por otro lado, el informe Víctimas de incendios en España en 2016, recogía como el número de fallecimientos por incendios había estado descendiendo hasta el año 2014 y desde entonces cada ejercicio se registran más víctimas. Incluso, la Asociación de Ciencias Ambientales alerta de que, en España, 7.100 muertes al año podrían estar asociadas a la pobreza energética.

Ante esta dramática situación y la falta de herramientas con la que cuenta el servicio de bomberos, Participa Sevilla reclama que el Gobierno socialista les facilite los medios para que puedan identificar y relacionarlas en sus informes, imposibilitando la valoración oficial y subjetiva de estos datos que darían como resultado unas estadísticas muy valiosas para identificar, cuantificar el problema y plantear soluciones.

“Son medidas muy sencillas y de mínimo coste, al igual que suponía el protocolo anti desahucios de los juzgados, pero que pueden salvar vidas y dignificar la vida de las personas que no tienen los recursos más básico”, ha manifestado para concluir la edil.